sábado, 21 de agosto de 2010

Hasta cuando?

No digo que el vestido no me guste, al contrario me gusta y tiene miiil posibilidades. Te saca de un apuro si tienes que salir y no sabes que ponerte, es decir: se convierte en la prenda comodín, cosa que me encanta. Combina con todo, etc. ¿Qué más se le puede pedir a una prenda de ropa? 

El famoso vestido stretch o bandage (no sé si se llama así exactamente pero yo lo conozco por ese nombre jaja) de Herve Leger ha sido el "descubrimiento" del siglo, tanto que ninguna tienda quiere que falte entre sus estanterías. Hasta tal punto que tiene decenas de derivados.

Contestando a la pregunta: yo a una prenda de ropa le pediría que siga el curso de la evolución. Muy típico decirlo, pero está hasta en la sopa. Aunque igual este vestido se convierte en una de esas prendas básicas que debe formar parte sí o sí de nuestro armario. Sí es así "Chapeau" por los que supieron ver el tirón de esta pieza =)

Este de Blanco es más stretch que bandage. Y este de Topshop todo lo contrario: