miércoles, 27 de agosto de 2014

Restaurante "D mercao" Sevilla

Dicen que las mejores cosas en la vida llegan cuando menos te las esperas y por casualidad. Y es cierto.

Siempre que vamos de vacaciones planeamos un poquito dónde vamos a comer, pedimos recomendaciones a amigos y compañeros de trabajo que hayan estado en ese lugar y buscamos en internet en páginas de opiniones. Le damos mucha imporancia a lo que nos dicen para encontrar un buen restaurante, nos da igual que no sea el más famoso, de hecho nos encanta descubrir sitios nuevos.

Este verano estuvimos en Sevilla, comimos estupendamente en todos los sitios pero curiosamente el sitio que más me gustó fue aquel que no estaba dentro de nuestra ruta, por eso empezaba el post con esa frase.

La última noche pensábamos ir a un restaurante que tenía buenas recomendaciones, estaba un poco apartado del centro lejos de la zona turística. Al llegar estaba cerrado y decidimos ir a otro que estaba cerca y que también teníamos apuntado, pero también estaba cerrado. Los lunes fuera del centro casi todos los sitios estaban de descanso semanal.

Buscando, buscando pasamos por delante de un local y me llamó la atención la tipografía de su cartel. Llamadlo intuición pero un buen rotulo dice mucho, era moderno, estaba limpio y la tipografia se alejaba de lo convencional.
Me acerqué junto a Fran para ver la carta y nos gustó. De hecho sus platos no se parecían en nada a lo que habíamos visto hasta entonces en el resto de restaurantes de Sevillas y eso nos encantó, nos gusta probar cosas nuevas y platos que no podamos hacer facilmente en casa. Pero íbamos también con el resto de mi familia y mi hermano es un poco más cerrado para estos temas.

Finalmente conseguimos convencerlos y ¿sabéis qué? Fue el mejor restaurante en el que comimos en Sevilla y eso que tengo un montón de sitios que recomendaros pero este en concreto nos sorprendió porque fue algo inesperado, no solo encontrarlo sino todo lo que probamos.

Se llama "D Mercao" y está liderado por el chef Jorge Manfredi.




Sabéis que en este tipo de post me gusta enseñaros las fotos de los platos que probamos porque creo que en estos caso una imagen vale más que mil palabras, en este caso la presentación habla por si sola pero a parte de que entre por la vista os diré que la cocina, el sabor, la preparación, el servicio (esas cosas que no podemos ver) eran excelentes y probamos combinaciones a las que estamos poco acostumbrados y que triunfaron (incluso hasta con mi hermano jaja)

Para empezar a abrir boca probamos un Gazpacho de manzana y pepino. Una buena alternativa al gazpacho tradicional, muy refrescante y ligero.


Fideos tostados con gambones y alioli de pera. Muy buenos aunque quizás el plato que menos me sorprendió en cuanto a sabores, cuando veais el resto entenderéis porqué ;)


Ventresca de atún en manteca colora de soja y a 70º y ajoblanco de wasabi. El mejor plato de todos, nunca había probado un atún preparado de esta manera y no sabría describiros exactamente cómo era pero la textura era increíble.



Calamar de potera en tempura de algas, relleno de pisto de bacalao al kemchee y cama de patata ahumada. 



Tartar de pez mantequilla con aderezo de miso, huevas de masago y aguacate.



Tataki de solomillo de buey al jengibre con pak choi.



Tartar de solomillo de buey con aderezo coreano, yemas de pimiento y micro patata frita.

Si tenéis oportunidad pasaros de verdad porque merece la pena:

C/ Conde de Barajas, 23
Sevilla