lunes, 13 de enero de 2014

Mis rebajas

Este año me he propuesto no comprar a lo loco en las rebajas y dejar de lado esas típicas frases comodín que suelen facilitarnos las compra.
Ya sabéis a que frases me refiero: "Lo necesito" "Es un chollo" "Luego no lo encontraré" "Seguro que me lo pondré muchísimo"  Esas que hacen que una prenda en la que no nos habíamos fijado antes de rebajas, y en la que seguramente no nos fijaríamos si no fuera por su etiqueta en rojo, se convierta en una necesidad y acabe pareciéndonos la mejor compra cuando no lo es ni por asomo. Sí sí, seguro que muchas sabéis de lo que hablo y que estáis pensando ya en esa chaqueta, camisa, pantalones o zapatos que siguen intactos en la mismo sitio en el que los dejastéis el mismo día que decidistéis comprarlo.

Me pasa a menudo, aunque esta vez he conseguido comprar sólo lo que tenía pensado y huir, no sin dificultad, de la tentación de las etiquetas que marcan apenas unos 3 euros de descuento sobre el precio original. 

No es un post de trucos ni consejos para las rebajas, cada persona tiene su manera de comprar, yo tan solo os explico cómo me he "organizado" yo para comprar esta temporada.


1. Básicos de calidad. Un buen bolso, igual que un buen zapato, es una buena inversión. Nos puede durar varias temporadas y son el mejor complementos para un look sencillo.
Yo quería un bolso de Coach y elegí el que veis en la foto, escogí el diseño en dos tonos para que fuera diferente y más original. Estaba al 50% sobr su precio original.

2. Caprichos. Los zapatos de la foto son de Kling, se los vi a Saray de Dansvogue y me encantaron. Era una buena opción para formar parte de mi Wishlist de rebajas.

3. Piezas de temporada de las que te has enamorado. Eso me pasó con el conjunto de neopreno estampado de Zara. Lo vi hace unas semanas y pensé "Lo quiero", pero como soy una caprichosa no lo compré pensando que en dos días me olvidaría de él. 
Lo volví a ver y dije "tiene que ser mío", te lo miras mejor, buscas tu talla, calculas el precio y buuuf... por 72 euros se te hace demasiado caro, así que con un poco de fe piensas "en dos semanas empiezan las rebajas, espérate y si aún está es que tiene que ser tuyo."
Empiezan las rebajas, estás a las 12 de la noche delante de la pantalla para comprar EL conjunto y... sorpresa! No está (como la mayoría de prendas de temporada, ya lo sabemos).
Pero... de repente te da por cotillear de nuevo la web tres días después y lo ves ahí, esperándote y por 30 euros menos ^^ 

4. Ropa interior bonita. Para tener entre tu colección de lencería piezas especiales no queda más remedio que esperar a las rebajas porque suele ser cara, carísima... Así que las rebajas son ideales para renovar el cajón de la ropa íntima huyendo de los básicos.

Y vosotras, ¿qué habéis comprado en rebajas?